domingo, 3 de febrero de 2019

Diario pequeño

Este blog empezó como un diario. Han pasado tantos acontecimientos que, para reseñar cada uno con la profundidad que requeriría, necesitaría de un espacio y un tiempo del que quizás no dispondré jamás. Por eso, no diré nada (al menos en esta entrada) de premios, de la ilusión de publicar el primer libro, de grandes amigos nuevos, del libro que casi tengo terminado en una explosión creativa como una primavera con su jardín de cerezos dentro de la cabeza, ni de muertes repentinas de seres queridos que dejan una tristeza perenne, ni de amores que vienen con la tranquilidad y el cariño de un domingo. Reseñaré que hoy, sin más, he perdido mi marca-páginas favorito dentro de un libro que no me gustaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario